• QUIENES SOMOS
  • FUNDADOR
  • ECUMENISMO
  • TADDEIDE
  • PRIMERAS TRES FLORES
  • SACERDOTES
  • RELIGIOSAS
  • LAICOS
  • COMUNICADOS
 

PENSAMIENTOS SOBRE LA OBRA

  • Oh, la Obra! Es este mi amor, mi esposa, mi todo en Dios y en la Iglesia.

  • Todos -Oblatos, Oblatas y Michaelitas- tienen un mismo y único objetivo: DAR Y DARSE INCONDICIONALMENTE PARA QUE SE HAGA UN SOLO REBAÑO CON UN SOLO PASTOR. (Oikoumene Mayo 1965)

  • A sus privilegiados, Dios los trata siempre como ha tratado a su Divino Hijo, quiere hacerlos semejantes a Él, para hacerlos participar de su misión redentora, y en nuestro caso, misión de unidad. Es claro que para unir hace falta destruir, consumir y sublimar en el "Unum" nuestro egoísmo.

  • Las vocaciones son un fruto, más ¿Cómo se puede obtener el fruto sin haber sembrado o cultivado la planta con asiduos cuidados?

  • Las vocaciones vendrán como consecuencia de nuestro ejemplo, de nuestro sacrificio, de nuestro amor atrayente y de nuestro apostolado ecuménico.

  • Es necesario que nos consumemos en la oración y en la acción para acrecentar nuestra santa obra.

  • El apostolado para el cual el Señor ha iniciado esta obra, es un apostolado que requiere sacrificios, porque es un apostolado difícil y delicado, que encuentra obstáculos en el orgullo humano.

  • Es necesario que mi oblación (entrega) sea total, incesante e incondicional, si el grano de trigo no muere no da fruto; ¡Es necesario que yo muera! para que la obra se desarrolle. Dios quiere nuestra completa consumación porque quiere que nuestra vida sea un holocausto por la gran causa ecuménica.

  • Sirvan al Señor con alegría -jamás se turbe su corazón, oren sin cesar, esperanza contra esperanza tienen que tener para ser padres y madres de una multitud de personas- ámense recíprocamente, obedezcan a sus propósitos, amen la obra, desarrollen la obra, ¡Dios estará siempre con ustedes y yo jamás los dejaré! Cristo Eucaristía, María Santísima, el Papa y la Iglesia. Aquí está nuestra oblación.