• QUIENES SOMOS
  • FUNDADOR
  • ECUMENISMO
  • TADDEIDE
  • PRIMERAS TRES FLORES
  • SACERDOTES
  • RELIGIOSAS
  • LAICOS
  • COMUNICADOS
 

Casa Madre TADDEIDE

Somos la rama sacerdotal de la Familia Ecuménica, compuesta por los Misioneros Ecuménicos (Sacerdotes), Misioneras Ecuménicas (Religiosas), y Mikaelitas (Laicos). Y fuimos fundados por Mon. Giulio M. Penitenti en el año 1944, con la única intención de hacer conocer y amar el don de la Unidad entre los cristianos, principalmente a través de la oración y el diálogo de la caridad.

El Fin General es nuestra Obra es la santificación a través de la práctica de los Consejos Evangélicos y de la consagración total al Señor.

Nuestro Fin Especial nace del deseo expresado por Cristo en la Última Cena: “Padre, que todos sean una sola cosa, para que el mundo crea que Tú me has enviado” (Jn. 17,21).

Considerada la actual importancia y la compleja problemática del Movimiento Ecuménico, nuestra identidad, a la luz del carisma de nuestro Padre Fundador, es la de saber, querer actuar y ser uno con la Iglesia, para que nuestra oblación sea total, incesante e incondicional por la gran causa ecuménica”.

Nuestra vida quiere imitar la de Jesucristo, casto, pobre y obediente. No hay contraste entre este estado de vida y el ecumenismo. De hecho, nuestra consagración da fecundidad a nuestra vida ecuménica y nuestra vida ecuménica estimula nuestra consagración para ser un auténtico testimonio de unidad evangélica. De esta profunda comunión, toma forma, significado y valor nuestra vocación ecuménica. Además de los tres Votos de Obediencia, Pobreza y Castidad, emitimos el de Fidelidad al Sumo Pontífice; estamos convencidos de hecho, que sólo siendo fieles a la Iglesia y a su Jerarquía se puede ser artífices de Unidad.